Arthroconidia en coccidioidoma: reporte de un caso y revisión de la literatura

Coccidioides immitis es un hongo dimórfico capaz de causar un espectro diverso de enfermedades en humanos. Aunque el hallazgo patológico diagnóstico en el tejido es una esferula endosporulante madura, las estructuras hifales también se pueden encontrar en más del 50% de las muestras patológicas. Este reporte presenta un caso de coccidioidomicosis en el que no hubo esferulas intactas, pero artrosporas con forma de barril características presentes en tejidos y cultivos que identificaron positivamente al organismo como C. immitis. Este caso se complicó aún más por la presentación en un área no endémica para el hongo. Coccidioides immitis es un hongo del suelo con dos fases distintas: la saprófitos y parásitos. Este ciclo de vida bifásico fue descrito por primera vez por Ophöls,1 y caracterizado más plenamente por Baker y sus colegas. La etapa saprofítica ocurre en el ambiente con el organismo existiendo en un estado micelial. A medida que el molde madura, se forman artroconidios en forma de barril y se alternan con células vacías. Los artroconidios posteriormente se fracturan a partir de hifas y se dispersan en forma de aerosol. El ciclo saprófito se repite al infectarse un nuevo sitio de suelo. Sin embargo, si los artroconidios en el aire son inhalados por un huésped susceptible, se inicia la fase parasitaria. En el ciclo parasitario, la artrospora se hincha y se convierte en una estructura redondeada, conocida como esferula. El protoplasma de los glóbulos se divide para formar un gran número de endosporas. Si la esfera se rompe, se liberan las endosporas. Cada endospora puede convertirse en una nueva esferula, o, al ser expulsada a través de secreciones contaminadas del huésped, regresar al medio ambiente donde se transforma en su forma micelial. Aunque el hallazgo histológico característico en la coccidioidomicosis es la esférula con endosporas, también se pueden encontrar formas hifales. La forma micelial de C. immitis no se puede identificar morfológicamente de forma definitiva y requiere confirmación mediante técnicas de cultivo o sondas genéticas. Este reporte presenta un coccidioidoma pulmonar en el que los artroconidios fueron las formas predominantes encontradas en el tejido.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.